Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
¿Por qué no brindaron los húngaros con cerveza durante 150 años entre 1849 y 1999?
Porque en Hungría se bebe más vino y la cerveza no tiene tradición.
En homenaje a los militares húngaros de 1848–1849, que fueron ejecutados mientras sus verdugos tomaban cerveza.
Los húngaros nunca brindan porque según la superstición trae mala suerte y despierta a los malos espíritus.
Respuesta

La lectura del mes
Géza Csáth

Balassi Institute
Literatura húngara online
Danubio azul
Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir
Hungría 1904-1914

Éva Cserháti

Almuerzo de ministros en Budapest, 1904
Almuerzo de ministros en Budapest, 1904
Libros del Asteroide acaba de publicar el primer tomo de la Trilogía transilvana de Miklós Bánffy, bajo el título de Los días contados. Para un mejor y más profundo entendimiento de la obra del gran autor transilvanés ofrecemos un panorama histórico de la época pintada con exquisitos detalles en la novela de Bánffy

Para entender la situación de la Monarquía Austrohúngara entre 1904 y 1914 hay que repasar su historia desde mediados del siglo XIX. En 1848 estalla la revolución contra los Habsburgos y comienza la guerra de independencia que será derrotada un año más tarde. Las duras represalias provocan la resistencia pasiva de la nobleza húngara que deja de participar en los asuntos políticos y económicos. El objetivo de los Habsburgo es la integración y germanización del territorio húngaro, mientras que la nobleza húngara pretende la unidad e independencia territorial, y que el húngaro sea lengua oficial. Después de dos décadas de lucha fría, en 1867 los Habsburgo y la nobleza húngara llegan a un acuerdo, lo que se llama el Compromiso. Se crea la Monarquía Austrohúngara, es decir el Imperio Habsburgo formado por dos partes: el Reino Húngaro y el Imperio Austriaco. Es la época de dualismo que se basa en un régimen de dos Parlamentos con nueve ministros de los cuales tres –el de asuntos exteriores, defensa nacional y finanzas– son comunes para los dos estados. Francisco José I (Franz Josef) es a la vez rey húngaro y emperador austriaco. Austria y Hungría tiene un sistema aduanero, financiero y banquero común. Esta época está caracterizada por la oposición de dos partidos: el Partido Liberal que apoya la idea del Compromiso y está en mayoría hasta 1905; y el Partido Independentista y de 48 (referencia a la revolución de 1848) que critica duramente el dualismo. El rey y emperador tiene demasiado poder, las propuestas de ley tienen que ser firmadas por él antes de ser discutidas en el Parlamento y tiene derecho de disolver el Parlamento en cualquier momento. La época del dualismo está marcado por cinco oposiciones mayores de las cuales dos aparecen en la novela. La primera es la tensión continua entre el Partido Liberal de 1867 y el Partido Independentista de 1848. El primero acepta los planes austriacos de establecer un ejército y un territorio aduanero comunes. Los de 1848 ponen una condición: el uso de voz de mando y otros símbolos húngaros.

La crisis llega en 1903 cuando Austria pide más soldados de Hungría. La oposición imposibilita el trabajo del Parlamento posponiendo infinitamente la votación, lo cual está permitido según las reglas del Parlamento. Para terminar con las sesiones ineficaces, Francisco José nombra de primer ministro a István Tisza. Tisza ve claramente que Hungría, amenazada por las tensiones latentes de las minorías y los estados balcánicos apoyados por Rusia, no podrá sobrevivir sin ser parte de la Monarquía Austrohúngara. Decide modificar las reglas del Parlamento para impedir la obstrucción. (La novela empieza en este momento). Muchos del Partido Liberal, descontentos con la actitud de Tisza, pasan al bando de la oposición y forman una coalición “anti-Tisza”. La destrucción de la sala de sesión por los opositores en diciembre de 1904 está descrita en la novela. Francisco José reacciona con la disolución del Parlamento, confiando en que Tisza gane las elecciones. Se equivoca. En 1905, la primera vez desde el Compromiso de 1867, el partido gubernamental pierde las elecciones. Para evitar que la oposición forme gobierno Francisco José nombra el “gobierno de guardias” liderado por el primer ministro Géza Fejérváry. La coalición declara la resistencia nacional y paraliza el país. El rey responde con la posibilidad de introducir el sufragio general y secreto. (Sólo el 6% de los hombres adultos tienen derecho a votar en las elecciones que son públicas). Para la oposición es una amenaza, porque saben que los resultados serían totalmente diferentes si la gente pudiera votar en secreto. El miedo los lleva a firmar un pacto secreto con el rey y someterse a la voluntad del imperio.

La situación de las minorías étnicas en Hungría causa muchas tensiones en esta época. Entre 1900 y 1910 el 50% de la población del Reino Húngaro no es húngarohablante. El Compromiso asegura los mismos derechos para todos los ciudadanos de Hungría y autonomía cultural, pero no territorial para los alemanes, eslovacos, rumanos, serbios y otras minorías. La lengua oficial es exclusivamente el húngaro, y en las escuelas es obligatorio aprender la lengua, literatura e historia húngaras. Los rumanos son los más activos en la política minoritaria. Exigen la autonomía de Transilvania y el uso del idioma rumano en la atención pública. El pleito Memorandum (que aparece en la novela en relación con la figura de Aurél Timisán, el abogado rumano) es consecuencia de la política minoritaria errónea del rey. Francisco José no recibe la delegación rumana que pide más derechos, y éstos hacen público el texto de su petición en ambas lenguas. Los rumanos esperan la subida al trono del heredero Francisco Fernando que es conocido por su profunda antipatía por los húngaros. (Su agente en la novela es Slawata). En 1914 cuando Hungría entra en la I Guerra Mundial la lealtad de las minorías es más que dudosa. Sólo muy pocos del elite político húngaro ven los peligros de la política minoritaria del país. Miklós Bánffy escribe la novela entre 1935-1940 ya sabiendo las consecuencias trágicas de esta política y el Pacto de Trianon. La I Guerra Mundial termina para Hungría con la paz firmada en 1920 en el pequeño palacio de Versaille que causa un trauma profundo. El país pierde dos tercias partes de su territorio (de 282 mil km² quedan 93 mil; de 18,2 millón de habitantes 7,6 millón), no sólo infraestructura, agricultura, minas sino millones de población húngarohablante. En el siglo XXI Hungría parece no haberse recuperado de este trauma, sobre todo la derecha actual (y naturalmente la extrema derecha) usa mucho el eslogan de recuperar la “Gran Hungría”, y la nostalgia por Transilvania no ha disminuido. Todas las familias húngaras tienen miembros que viven fuera de las fronteras actuales. (Según un historiador actual “Trianon nos ha salvado del ETA”, es decir, la pérdida forzosa de las minorías salvó a Hungría de sufrir las consecuencias de su política minoritaria errónea). Es importante subrayar que la novela de Bánffy se escribe desde la perspectiva de la pérdida inminente y la culpabilidad de la clase política. Para el lector húngaro los acontecimientos descritos en la obra, las luchas de los partidos son poco conocidos, pero la situación de Transilvania despierta solidaridad y nostalgia.

Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007