Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
¿Cuál de los siguientes autores se había dedicado a la traducción de poesía española?
György Somlyó
Sándor Márai
Sándor Petõfi
Respuesta

La lectura del mes
Géza Csáth

Balassi Institute
Literatura húngara online
Danubio azul
Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir
Viajar en Hungría

Kinga Dornacher


Gracias a su situación geográfica, Hungría siempre ha sido un país bisagra entre oriente y occidente. El Danubio ha constituido una vía acuática desde las regiones del noroeste de Europa hasta el Mar Negro, y la red de rutas que facilitaron el intercambio, se fue desarrollando desde la época romana. Las infraestructuras para viajar han ido surgiendo y desarrollándose a lo largo de los siglos.

1. Panonnia (40-406)

La red de vías romanas pavimentadas acaba en las plazas fuertes de los confines del imperio: Savaria (Sopron), Aquincum (Buda), Alisca (Szekszárd), Sopianae (Pécs). Se construyen villas a lo largo del Danubio y a orillas del lago Balaton. Los cursos de agua naturales conllevan la existencia de puertos y transbordadores. Hospederías, altos en el camino que permiten cambiar de caballo, abrevaderos y baños facilitan el viaje.

2. Edad Media (476-1492)

La red de carreteras se deteriora tras la caída del Imperio Romano y en su lugar aparecen caminos de tierra. La red fluvial se mantiene. El desarrollo de la red de monasterios constituye una ventaja para el viajero ya que en ellos puede encontrar refugio y alimento. El número de posadas y tabernas se multiplica con el desarrollo de las ciudades.

La invención, alrededor del año 1300, en el municipio de Kocs, en Hungría, de un carruaje provisto de un sistema de suspensión constituye un desarrollo fundamental para el viaje, ya que permite disminuir el traqueteo y también un desplazamiento más cómodo y rápido. La mayoría de lenguas europeas rinde homenaje a este invento: al carruaje con un sistema de suspensión se le llama Kutsche en alemán, coche en español y en francés, coach en inglés. La corte del rey Matías Corvinus, que acoge a numerosos artistas y artesanos (arquitectos, escultores, músicos) de Italia y otros países europeos contribuye al desarrollo de las vías de comunicación.

3. Época turca (XVI-XVIII)

Buena parte de Hungría es anexada al Imperio Otomano en 1526. Hasta su liberación en 1699, el mismo deterioro que caracteriza a todas las infraestructuras que ya existían golpea ahora a las vías de comunicación, en particular a las carreteras. El viaje se vuelve peligroso debido a la situación política.

4. Los siglos XVIII-XIX

Las redes de carreteras se encuentran en un estado lamentable después de la retirada de los turcos. El país apenas tiene población. Los csárda, casas típicas húngaras, aparecen a lo largo de las carreteras que atraviesan la Gran Llanura, prácticamente desierta. El desarrollo de ciudades como (Debrecen, Kassa, Pozsony/Bratislava, Pécs, Brassó/Brasov), y con ellas, de la clase burguesa, empieza a despegar. El servicio de coches de correo con salidas regulares se implanta a partir de 1752 y evoluciona rápidamente. Se construyen baños en Balatonfüred y Hévíz (norte y oeste del lago Balaton) que se convierten en estaciones balnearias de moda a principios del siglo XIX. Una línea de barcos fluviales con salidas regulares asegura el transporte de viajeros de Pest a Viena (1830), la línea de ferrocarril del sur que une Buda con Trieste se inaugura en 1861, iniciando el desarrollo del turismo alrededor del lago Balaton, y abriendo la vía del turismo a orillas del Adriático. Los primeros grandes hoteles se construyen en Pest y Buda y a partir de 1876 se organizan exposiciones nacionales que atraen a un gran multitud de visitantes de la provincia y del extranjero.

El turismo húngaro en el siglo XX

La llegada del automóvil y la aviación es seguida de un rápido desarrollo de las infraestructuras que permiten su utilización: carreteras asfaltadas, autopistas, aeropuertos. Budapest se convierte en la ciudad de los balnearios, los cafés y los restaurantes. La Primera Guerra Mundial frena de manera considerable el desarrollo y la red ferroviaria se encuentra desmantelada a consecuencia del Tratado de Trianon.

La Segunda Guerra Mundial paraliza el país casi en su totalidad, y la llegada del régimen comunista, con “su telón de acero”, cierra totalmente las fronteras del país.

Paralelamente, las vacaciones organizadas en el seno de los sindicatos se van extendiendo: es la edad de oro de los üdüló, los inmuebles de habitaciones o pequeños apartamentos construidos a orillas del lago Balaton o en sus centros termales permitiendo a los empleados de las grandes empresas estatales disfrutar de unas vacaciones pagadas por sus patronos.

A partir de 1963, las fronteras se van abriendo gradualmente, y es posible, aunque todavía difícil, cruzar las fronteras. Hungría se convierte en un destino elegante, un lugar de encuentro de los residentes de las dos Alemanias: la RDA y la RFA. La época posterior al cambio de régimen es difícil: el país pierde sus turistas del antiguo bloque comunista, y el público occidental no los reemplaza. Un desarrollo cualitativo se va instaurando lentamente, pero la alternancia de las políticas abrazadas por los sucesivos gobiernos no permite un progreso tan rápido como sería deseable.

Traducción de Carmina Fenollosa Escuder

Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007