Literatura húngara online
Literatura húngara online
Inicio Noticias Agenda Libros Crónicas húngaras Castellano Catalán
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Literatura húngara online
Fútbol y letras
László Darvasi

La pregunta
¿Cuáles son las lenguas que se parecen al húngaro?
Eslovaco, ucraniano, checo.
Finlandés, estoniano.
Alemán
Respuesta

La lectura del mes
György Spiró

Magyar Szak- és Szépirodalmi Szerzõk és Kiadók Reprográfiai Egyesülete
Edita la Fundación Húngara del Libro
Literatura húngara online
Informe de lectura
Recomienda este artículo a tus amigos Versión para imprimir

Endre Kukorelly

Valle de Hadas o bien Sobre los misterios del corazón humano

Autor del informe: Dóra Bakucz

Kalligram Kiadó • Pozsony (Bratislava), 2003
Lenguas de edición: húngaro, eslovaco

“Lo que pasa es que yo estoy acostumbrado al amor. El amor es como una especie de deuda, y tú puedes acostumbrarte –eso parece, aunque sea ridículo– al amor. Te acostumbras a que no hay ningún problema, tampoco lo habrá, cero peligro; surcos felices, aburridos, seguros…”– dice Kukorelly, el escritor húngaro que escribe sobre un escritor húngaro que en un castillo cercano a Berlín evoca los recuerdos de la infancia planteando la cuestión de si existe la felicidad familiar, mientras recuerda cómo era la de su familia en los años 50 y 60, en plena época comunista, en un barrio del centro de Budapest donde vivían en la misma escalera obreros, judíos y familias decentes y católicas como la suya. El “yo” narrador cuenta en primera persona sus recuerdos de la infancia, los años del comunismo: los veranos en la orilla del Danubio, los penosos intentos de flirteo, los partidos de fútbol con los chicos vecinos quitándose las zapatillas de deporte (los que las tenían) para ser todos iguales, las clases de ruso que no servían para nada a la hora de ligar durante las vacaciones en la Unión Soviética, el color de muerte de los coches de marca Trabant, la bata uniforme y obligatoria en la escuela, los años de la mili… Los recuerdos van cambiando con la evocación, sin embargo algunas imágenes y figuras reaparecen constantemente en la misma forma, como el padre, ex soldado convertido en oficial de banco, o “C”, la mujer simbólica y eterna con la que el protagonista nunca se casa. Kukorelly, con un lenguaje “apenas suficiente”, lleno de tautologías y expresiones coloquiales crea un texto casi poético, muy irónico y al mismo tiempo nostálgico, a veces triste, aunque muy divertido.


Buscar
¿Sabías que?

ayuda | redacción y contacto | nota legal
Edita la Fundación Húngara del Libro Copyright © LHO, 2007